viernes, 2 de septiembre de 2011

Flora de Neuquén


FLORA AUTÓCTONA DE NEUQUÉN


Flora
En la provincia se encuentran pasturas, montes y bosques naturales. Existen cultivos y forrajes anuales y perennes. Entre las especies arbóreas autóctonas se destacan el Arrayán, el Pehuén o Araucaria, Lengas, Ñires, Roble Pellín, Ciprés, Coihue y Raulí. Otras especies implantadas: coníferas como el Pino Ponderosa, Pino Oregón y diversas variedades de Álamo. Flores: Se destacan la Rosa Mosqueta, el Amancay y la Topa Topa.

Las comunidades vegetales están determinadas fundamentalmente por la altura en que se encuentran.
En el nivel superior a 2000 mts. Existe una abundante flora de especies que no alcanzan porte arbóreo: Lenga, Radal, Maitén.
El nivel inferior a esta altura presenta una abundante formación de coironales. En los niveles inferiores a 1200 mts. Se observan en las zonas más llanas especies tales como palo piche y yaque colliguay, entre otros.
Hacia el oeste, la vegetación está compuesta por coironales y mallines. Al este de la cordillera del Viento la vegetación cubre muy escasamente el suelo con especies como jarilla, y zampa.
Extensos bosques de coihue, lenga, ciprés, arrayán, alerces y araucarias, crecen en terrenos escarpados y márgenes de los lagos y ríos, dando hábitat a una fauna exuberante.
En la región cordillerana, las lluvias que penetran desde el oeste, permite el desarrollo de un bosque denso y espeso que se extiende de norte a sur. El Bosque Valdiviano, se extiende desde el norte de Neuquén hasta los 74º de latitud Sur. Este bosque ostenta la vegetación más abundante y la fauna más rica. Las especies más difundidas son: 
Araucaria o Pehuén (Araucaria araucana) crece por encima de los 1.000 metros sobre el nivel del mar, entre el Lago Caviahue y el Lago Lolog, a ambos lados de la cordillera. Su crecimiento es muy lento, y puede alcanzar varios siglos de edad, con alturas de hasta 40 metros. Sus semillas fueron el sustento de los indígenas desde la prehistoria. La madera de pehuén es de excelente calidad, pero su explotación es muy limitada por tratarse de una especie rara y autóctona. 
Ciprés (Austrocedrus chilensis) crece entre los 700 y 1500 metros sobre el nivel del mar, formando densos bosques. De lento crecimiento, su madera es muy fácil de trabajar, siendo utilizada en la zona para construcciones regionales, tejas, muebles, etc.
Arrayán (Myrceugnella apiculata) , también llamado quetri, es un árbol de corteza color rojizo, que alcanza unos nueve metros de altura. Sus hojas tienen propiedades medicinales. Los bosques de arrayanes son extremadamente raros, existen solo en esta zona patagónica, en Chile y en Japón.


Alerce (Fitzroya cupressoides) o laguen, en mapuche, es una conífera americana, semejante a la sequoia, se desarrolla a ambos lados de la cordillera, entre Neuquén y Chubut. Los alerces pueden alcanzar entre 50 y 70 metros de altura, y su diámetro es de uno a cuatro metros. El crecimiento anual del diámetro es de solo un milímetro, por lo que un tronco de 1 metro de diámetro tendría 10 siglos de vida. Existen en la Patagonia especies de 2.500 a 3.000 años de edad, ejemplares a lo que se llama "abuelos", y se los considera sagrados por su edad.



Ciprés


Araucaria o Pehuén


Alerce
Arrayanes



Cordillera patagónica
En la cordillera patagónica, al sur de Pino Hachado, el clima favorece el desarrollo de masas boscosas en las laderas de las montañas, con gran variedad de coníferas. se conocen como bosques subantárticos o andino-patagónicos. Las variedades más conocidas son: lenga, ñire, ciprés y, en la zona más húmeda, roble, raulí, alerce y coihue. En esta región es posible encontrar, además, ejemplares de canelo, chapel, arrayán, avellano de Chile, colihue,, maqui y laurel. Por la belleza de sus flores, cabe mencionar algunas plantas, como aljaba, michay pichi, colliguay, quintral, amancay, notro, rosa mosqueta, pangue y la mutisia, cuya flor es el símbolo de la provincia.
Estepa patagónica
La vegetación de la estepa patagónica es abierta, de tipo xerófilo. Prevalecen los montes achaparrados y espinosos, que sobreviven a la sequía. La vegetación se levanta apenas del suelo, al que se aferra mediante raíces vigorosas y profundas que constituyen verdaderos tallos subterráneos. Los distintos tipos están representados por el coirón, neneo, pichi, chañar, piquillín, sampa y jarilla, que predominan en la estepa. mientras que los pastos tiernos, paico, pañil y arbustos, se encuentran en los cañadones y cajones cordilleranos. En algunos lugares muy húmedos y a orillas de los ríos crecen los mallines, y también bosques de sauce criollo, molle, chacay y manzanos aislados.
En el distrito del pehuén o "pehuenal" se encuentran las araucarias, llamadas "pehuén" por los mapuches. Estas especies vegetales llegan a medir hasta 45 metros de altura. Su madera se utiliza para terciados y sus semillas son un importante recurso alimentarlo para los indígenas de la región. Las araucarias se encuentran entre los 900 y 1.800 metros sobre el nivel del mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada